¿Y ahora qué?

El abismo de un cambio a la edad de "taitantos"

¿Y ahora qué?

12 octubre 2019

Los saltos base son una disciplina de riesgo, pero lo es todavía más si saltas con un paracaídas roto. En un cambio laboral a cierta edad el sentimiento es bastante similar, pero en ocasiones, más de la que pensamos, un cambio es una oportunidad.

Hasta el cambio más planificado siempre es un acto traumático, al menos para mí es lo que significa cambiar de trabajo a los… ¡bueno, a cierta edad! Con la perspectiva del tiempo puedo decir que es como todo, cuestión de suerte. Sí, suerte de que, en líneas generales, encuentres lo mismo o algo mejor que lo que dejas atrás. En mi caso, la llegada a Mindden ha significado un cambio, ¡evidentemente!, pero no puedo decir que haya sido bueno, ha sido muy superior al concepto o calificación de bueno. Mi llegada a Mindden Soft Tech fue el inicio de una etapa en la que mi día a día se ha convertido en una experiencia enriquecedora, que la disfruto con ilusión, con satisfacción y con un grandísimo sentimiento de pertenencia y orgullo.

Estamos creciendo cada día más, pero eso no hace que nuestra filosofía cambie, primero son las personas, tanto los que estamos en Mindden, como nuestros clientes, y eso nos hace más grandes todavía. Por eso recomiendo a todos aquellos que estén barajando un cambio, que centren más sus requerimientos en la filosofía de la empresa y no tanto en los económicos, ya que estos últimos difícilmente compensan con un día a día insatisfactorio.

A todos aquellos que se plantean cambiar, o que se ven obligados a hacerlos, les deseo la misma suerte que tuve yo y encuentren una empresa como Mindden en la que disfruten como lo hago yo en mi empresa.